lunes, 24 de septiembre de 2007

Debate nacional en Colombia: La socialamargura versus la socialbacanería

Por HUGO GONZÁLEZ MONTALVO
“Me da miedo que eso contagie a Colombia y que lleguemos a elegir aquí, por allá en el 2010 o adelante, a gobernantes de la social bacanería, que tanto daño hacen por su debilidad”. “Hay que ir profundizando en la ‘social bacanería’. Una definición decente es: esa manera frívola como algunos sectores abrazaron el apoyo al terrorismo, la indulgencia frente al terrorismo, por frivolidad” (El Tiempo 09-5-2007). Las anteriores son palabras del señor Presidente de la Republica. Realmente estamos sorprendidos con esta arremetida, sin aparente motivo, contra la bacanería, un estilo de vida reconocido en el Caribe porque sus espontáneos exponentes promueven la paz y celebran la vida con alegría, relacionándose con los otros, festiva y respetuosamente.

Algunas inquietudes surgen al analizar estas frases: Si la social bacanería es una filosofía política humanista que promueve el pacifismo, el altruismo recíproco, la cooperación, ¿por qué y a quiénes les podría generar miedo que Colombia se contagie de bacanería? ¿A quiénes les ha causado daño la social bacanería? ¿Desde cuándo ser cordial, amable, alegre, es síntoma de debilidad? ¿La única manera de ser fuerte es siendo grosero, amargado o triste? ¿Son frívolos los bacanes y bacanas porque son joviales y risueños? ¿Por qué se interpreta la búsqueda de la paz como “indulgencia frente al terrorismo”? Si lo contrario de la bacanería es la chabacanería, ¿por qué tanta insistencia de algunos sectores de diferenciarse de la bacanería?, ¿es que piensan que el país debe preferir a los chabacanes?

Recordemos que la palabra bacanería proviene de baccan, originaria de Génova. Identificaba al jefe de familia y al capitán de barco. Desembarca con los inmigrantes italianos en Buenos Aires. A principio del siglo XX se expande con el tango por toda América. Después se encarna en el bacán salsero de la esquina caribeña. Hoy continúa su expansión en la Internet y se utiliza para referirse a un estado de satisfacción, como reconocimiento de lo bueno, lo bonito, lo agradable. En Colombia algunos intelectuales y dirigentes políticos simpatizantes de las ideas socialdemócratas, en auge en Europa, pensaron que en nuestra cultura podía haber un vocablo que sirviera como equivalente criollo al ideal de democracia. En la palabra bacanería hallaron ese concepto, entendida como un accionar ético con espíritu libertario que procura el máximo de bienestar individual y colectivo. Por eso adoptaron el término socialbacanería como el más adecuado para sustituir a la palabra democracia, deformada por su uso inapropiado. Algunos principios que guían a la socialbacanes son: En la convivencia social nadie debe perder. Se deben usar los recursos disponibles —materiales y simbólicos— de manera inteligente y justa. La protección al ecosistema es una prioridad. Se debe gestionar el desmonte de la cultura guerrerista. La promoción de una economía que controle al lucro desaforado, que estimule la distribución del ingreso y favorezca la ganancia obtenida del trabajo es un objetivo de los socialbacanes. Igual que la integración de los ciudadanos excluidos de los beneficios del sistema productivo. Los socialbacanes son serios y responsables, pero no aburridos, les gusta disfrutar de las artes en general. Estas conductas no les agradan a los extremistas, tanto de derecha como de izquierda. A estos tristes, amargados y sombríos personajes les perturba la sonrisa, el humor. Creen que la población debe permanecer en la zozobra, el miedo, para así lograr su apoyo incondicional. Piensan que a toda hora debemos tener una actitud belicosa. Se estimulan rumiando la venganza para conservar o conseguir el poder. Según lo anterior, los caribeños amantes del carnaval, de la “mamadera de gallo”, de la burla, seríamos unos buenos candidatos para ser calificados de peligrosos indeseables.
Tal parece que en Colombia algunos sectores políticos se benefician de la permanencia del actual conflicto bélico, esto se hace evidente cuando cada vez que se menciona la vía de la negociación política, como una posibilidad para la terminación de la guerra, califican de traidor al que la propone. Algunos políticos saben que manteniendo vigente al enemigo, en este caso terrorista y sin reales posibilidades de triunfo, podrán continuar solicitando el apoyo de toda la población en nombre de la patria amenazada. Es decir, las reivindicaciones sociales y económicas de la población más pobre serían intranscendentes, o aplazadas, frente al peligro que representan los violentos. Despreciando los beneficios de la paz para todos los colombianos, las fuerzas políticas de extrema derecha dan crédito a la idea de que una paz negociada sería un triunfo de la guerrilla. Prefieren conservar la expectativa de una supuesta victoria militar que ceder algunos privilegios. Además, mientras se alargue el conflicto armado pueden seguir estigmatizando de manera maquiavélica a las fuerzas políticas de la izquierda democrática, tildándolas de sospechosas de ser indulgentes frente a los violentos, por más declaraciones que éstas hagan afirmando lo contrario. Con lo cual obstaculizan sus posibilidades en las elecciones.



Hay quienes piensan que la mejor manera de acabar con el conflicto es con mayor inversión social y más democracia, las preguntas que surgen son: ¿la guerra permitiría tanta belleza?, ¿es posible construir un Estado democrático en medio de permanentes hostilidades bélicas? La población civil, pacifista y democrática, debería exigir el acuerdo humanitario y que de inmediato el Gobierno nombre un negociador para que empiece a acordar la paz lo más pronto posible. Por sus actos, amigo lector, usted puede diferenciar a los socialbacanes de los socialamargados.



Publicado en el HERALDO
http://www.elheraldo.com.co/hoy070924/editorial/noti7.htm

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, excelente articulo¡¡¡ todos los socialbacanes de este pais debemos dar un paso al frente y salir a ondear nuestras banderas blancas y activas contra la contracultura de la guerra que se ha enquistado en nuestro país y la cual le conviene a unos pocos poderosos y a sus agentes en el gobierno. Ya le toca el turno al pueblo de los "que no tienen voz"...soltar la indiferencia y comenzar a exigir anuestros empleados..los gobernantes de turno...para que acometan los mandatos del pueblo colombiano y el cual el mas sentido es la cesacion del conflicto armado por vias no violentas.

ARETINO dijo...

Buena replica. Debería masificarse como respuesta a lo emitido por el Sr. Presidente.

De todos modos voy a replicarlo en mis sitios...

Egar Pinto dijo...

Un saludo con su respectivo abrazo socialbacano. Alfredo Correa también lo hubiera hecho. La amargura hay que desterrarla. Yo seguire siendo socialbacano.
Edgar

Natalia Rojano dijo...

natyrojano@hotmail.com
Muy acertado el enfoque y muy ch�vere el res�men que hiciste, que aclara, ese velo sutil que se quiere tender para confundir, la alegr�a y la espontaneidad de socialbacaner�a, con la vulgaridad y �se complejo del dejao, a que se refiere Fals Borda y que en ocasiones explica y disimula la corrupci�n....aquello de "como voy yo ahi....miti-miti , c�gela suave y otras frases que ya hacen parte de la moral ciudadana de buena parte de nuestros coterr�neos. . Un abrazo Natalia

Natalia Rojano dijo...

Seguramente los asesores del presidente, no le advirtieron que la bacaner�a, fortalecida con la articulaci�n de los social, social-bacanaer�a es un estilo de vida, propio de la Rep�blica del Caribe, que nada tiene en com�n, con lo ligh y lo fr�volo. Es una carcaterizaci�n regional, asociada al trabajo serio y responsable de la mayor�a de los ciudadanos caribe�os. El presidente cay� en la trampa de la discriminaci�n de una regi�n, a quien se le quiere estigmatizar por la natural inclinaci�n al jogorio y la alegr�a. Ojal� estas "cachetadas" nos sirvan a todos para demostrar que alegr�a y seriedad, no ri�en con los protocolos internacionales de competencia en el desempe�o para el trabajo digno. natyrojano@hotmail.com

Xana Du dijo...

Del carajo te quedó el artículo.
Escribiste “Algunos principios que guían a la socialbacanes”.
Gracias.
Un Abrazo
xana301230@yahoo.es

Roberto de Jesús Vallejo Jiménez dijo...

¡Excelente!

Eso es ser un bacán.

También escuché al presidente. Sentí el golpe y la agresión. Me dio rabia. Lo primero que se me vino a la cabeza fue el documental que presentaron ustedes sobre la bacanería, tu blog y ese ejército de buenos seres humanos que luchan día a día en forma anónima para sacar a este país adelante, quizás con un estilo diferente al del presidente.

Lo que no nos mata nos fortalece (creo que fué Nietzsche el que dijo eso).