jueves, 26 de noviembre de 2009

Artivismo. Obras y texto del Manifiesto Artivista

Manifiesto Artivista
Nosotros (artistas plásticos, músicos, escritores, coreógrafos, actores, fotógrafos, humoristas, cineastas, teatreros, folkloristas, mimos, poetas, pacifistas, bailarines, estudiantes, profesionales, docentes, humanistas, ecologistas, periodistas, científicos) manifestamos que nos complace expresar, de manera consciente y sincera, nuestras emociones e ideas a través del artivismo. Asociamos el arte con la vida, el trabajo con la obra, la pasión con la producción, la idea con la acción. Nos nutrimos de la experiencia histórica de artistas de todo el mundo que en circuitos alternativos, y lugares no convencionales, han realizado activismo político desde hace mucho tiempo. Muchos artivistas participan con propuestas diversas en los circuitos comerciales y oficiales del arte, aún a sabiendas de que todo acto de inconformidad social es tolerado, controlado y asimilado por el sistema institucional del arte.
Nuestras obras son simultáneamente acciones políticas directas y propuestas artísticas. A esta forma particular de expresión estética no violenta le llamamos “ARTIVISMO”, palabra (acrónimo) que une el concepto tradicional de “ACTIVISMO POLÍTICO” con el de ARTE. El artivismo está motivado por fuertes emociones: la indignación por la injusticia y el entusiasmo por la vida. Surge por la necesidad que tenemos, como artistas y como ciudadanos, de expresarnos políticamente con nuestras creaciones estéticas. El artivismo es para nosotros un accionar ético, estético y lúdico.



Los artivistas tratamos de explorar nuevos sentidos del concepto Arte e indagamos por el papel del artista en la sociedad. Los artivistas valoramos los contenidos teórico-plásticos de las obras igual que su efectividad social. Utilizamos habilidades persuasivas de la publicidad y de la comunicación política. Sumamos esfuerzos y técnicas para conseguir obras memorables de gran calidad. Con nuestras acciones artísticas procuramos generar un gran impacto mediático con el apoyo de redes digitales de alcance global.
Muchos artivistas participamos en los movimientos sociales, donde implementamos formas creativas de denuncia social. Los artivistas tenemos en común el interés por concienciar a la sociedad de sus problemas y de sus posibles soluciones. Nuestro accionar es optimista, responsable y alegre.
Desde el final del siglo XX, las decididas acciones directas de los movimientos antiglobalización estimulan la creación de muchos colectivos de artivistas. Después de las protestas en Seattle (EEUU) o Génova (Italia), grupos estudiantiles, artistas, feministas, ecologista, pacifistas, indígenas,… optamos por protestar con creatividad y humor, de una manera lúdica, divertida. Nos decidimos a innovar las formas tradicionales y desgastadas de protesta social desarrollando acciones fascinantes e inusuales. Realizamos exposiciones de arte autogestionadas en lugares públicos. Acompañamos a las organizaciones sociales para que sus acciones fueran más convincentes y emotivas. Motivamos a la reflexión y la acción participativa de manera masiva.
Los espacios institucionales del arte están perdiendo credibilidad, su capacidad de absorción resulta devastadora, hace que obras con serias y profundas connotaciones políticas pierdan su sentido. Gran parte del público tradicional de las galerías y museos considera las obras de arte sólo como parte de un juego banal, apto para disfrutar en los ratos de ocio. Por la trivialidad de sus reacciones rituales, da la impresión de que lo que más aprecia ese público cautivo es la condición de espectáculo de las obras. En el ámbito comercial del arte, la obra se convierte en una simulación, deja de ser parte de la vida para convertirse en un simulacro de la vida. En ese espacio controlado del arte institucional, el espectador sumiso interactúa con la obra manteniendo siempre la conciencia del engaño; está relajado porque sabe que el espectáculo es falso: la protesta de la obra es sólo una simulación.
Los artivistas nos instauramos en la vida; nuestra obra es un hecho social vivencial, una acción que cuestiona la realidad, no una mera representación. Los artivistas tratamos de abandonar la idea romántica del artista genio aislado en su torre de marfil. Lo que está en juego hoy no es sólo la posibilidad de supervivencia del arte en nuestra sociedad sino también la posibilidad de actuar a tiempo para conservar la vida humana en el ecosistema planetario. Invitamos a unirnos en una ASOCIACIÓN DE ARTIVISTAS.


Firman:
Colectivo artístico BBM, Bacanes y Bacanas del Mundo.
Hugo González Montalvo, director cinetelvisivo.
Katia Oliveros Cabarcas, artista plástica.
Geesborm Esteeven Niño, músico.
Fumpaz
Patricia Iriarte, poetArtivista,
Carlos Gómez, artista plástico
Luz Elsa Behaine, socialArtivista
Luis Mendoza artista plástico
Reynel Miranda, artista plástico
Raiza Zabala artista plástico
Jairo Reales, artista plástico
Antonio Almendrales, artista plástico
Ana Barragán, artista plástico
Hugo Morales, gestor actor
Melina Lizarazo,musicArtivista
-------------
-------------
-------------

Nota: Puedes firmarlo y reenviarlo a tus amigos. También puedes enviar un mensaje de adhesión
bacaneriaplanetaria@yahoo.es para incluir tu nombre en el documento original publicado en esta misma entrada del blog.

2 comentarios:

Cantaclaro dijo...

Buena iniciativa la de BBM y Caribanía Planetaria al estimular a nuestros artistas a no tragar entero y sobre todo, a asumir actitudes activas creativas frente a las realidades globales, locales y nacionales. Yo me sumo al Manifiesto y ojalá lo hagan muchos otros artistas de todas las expresiones.

Y para comenzar, este poema:

Soles apagados

Con coronas de nieve
bajo el sol
cruzan los reyes.
Juan Manuel Roca


Un rey de espadas cruza hoy
ante nosotros
con su engañosa decencia.
monta un caballo cortado a su medida
y se pasea entre nosotros
con su traje de emperador
con su pedestre ambición
con su rabia primitiva
con su flamante descaro
con su tierno cinismo.

Allí va
véanlo ustedes
el monarca que nos merecemos.

Allí va
el patrón
el que sin pensarlo se estrangula de a poco
con sus sogas de chalán.
que se hunde, a brazadas,
en sus trampas de poder.

Que nos arrastra, me temo
en su arriesgado juego
en su quien sabe qué tan limpio juego.

Que ensaya su triste destino de autócrata
ya que no sabe ser caudillo.

Un rey de espadas cruza hoy
frente a nosotros: generación eclipsada
país de soles apagados.

Hugo González Montalvo dijo...

Gracias Patricia Iriarte, poetArtivista, por tus comentarios y ese emotivo y profundo poema de Juan Manuel Roca.
Un abrazo