lunes, 23 de abril de 2007

Asamblea Nacional Constituyente y Asambleas Regionales Constituyentes

Está circulando la idea de conseguir un gran acuerdo nacional por la verdad, que permita culminar con la actual situación de continuos señalamientos de guerrillero o de paramilitar que se hacen los contradictores políticos.

Pero, nos surge una duda ¿será posible ese acuerdo cuando los factores que perturban la convivencia ciudadana continúan activos? Esto nos recuerda que existen millones de víctimas de la violencia, que se hace necesario que se propicie un ambiente político favorable para lograr unos acuerdos de paz con los grupos insurgentes. Aunque puede que algunos consideren que es muy temprano para proponerlo, pero, creo que debemos pensar en una Asamblea Nacional Constituyente como final del proceso. Y solo allí hacer el auténtico acuerdo nacional por la verdad. Donde se pida y se conceda perdón. Donde los colombianos de una vez por todas, por el privilegio de haber nacido en un territorio tan rico en recursos, decidamos convertirnos en lo que el destino nos tiene deparado: habitantes de un país próspero y civilizado. Donde sus instituciones, sus empresarios y la fuerza laboral convivan en paz. Esa Asamblea Nacional Constituyente deberá mantener intocable los derechos, las libertades individuales y el carácter democrático del Estado Social de Derecho. El respeto a la propiedad privada y a la iniciativa particular. Y garantizar que el país se encamine hacia la búsqueda de la equidad. Para que esa asamblea tenga sentido deberá permitirnos concertar la posibilidad de encontrar un modelo económico, que alejado de los extremos, el neoliberalismo o el estatismo utópico de un socialismo ingenuo, nos asegure el bienestar colectivo.

También es necesario que vayamos pensando en Asambleas Regionales Constituyentes que reordenen el territorio con la conformación de unidades administrativas, económicas, sociales y culturales que permitan mayor autonomía y facilidades para el desarrollo de las provincias, manteniendo inalterada la unidad nacional.

Solo si logramos solucionar los problemas de narcotráfico, guerrilla y paramilitarismo podríamos aspirar a que la imagen internacional de Colombia sea totalmente positiva, mientras tanto tenemos que soportar los continuos desplantes a que somos sometidos por la comunidad internacional.

Publicado en:

4 comentarios:

Hernando dijo...

Me gusta la idea de una Asamblea Regional Constituyente. Debemos proponerla como la quinta papeleta en las próximas elecciones.

Joan Perez dijo...

Me parece que se deben convocar simultáneamente:
una Asamblea Nacional Constituyente que mejore el modelo económico, cree la democracia participativa, y fortalezca el sistema judicial y
unas Asambleas Regionales Constituyentes que formen las provincias o regiones autónomas.

Silvestre Molinares dijo...

A nuestro pueblo todavía le falta mucha educación. Pero creo que le puede jalar a una convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. Pero donde se elijan a gente honesta, que no pertenezcan a los grupos políticos corruptos. Que hagan las reformas que necesitamos.

Soledad Montes dijo...

ESTÁ BIEN. Asamblea Constituyente, pero primero acuerdo humanitario e inicio de diálogos de paz! Necesitamos que no haya más guerra! Caramba es mucho pedir??!!!