lunes, 23 de abril de 2007

Barranquilla, Colombia: ¿‘Curramba, la bella’ o ‘Curramba, la peligrosa’?

Foto de www.barranquilla.gov

Entre amigos y familiares se comenta que la presencia de ese espíritu pacífico, cívico y jovial característico de los habitantes de Barranquilla ha ido desapareciendo en los últimos decenios.

Al barranquillero se le conocía desde hace mucho tiempo como un ser con una propensión a bromear, que buscaba siempre una oportunidad para reír, para celebrar la vida. Esencialmente urbano, de mente abierta. Al forastero rural le exigía una rápida adaptación a la vida de la ciudad, rechazaba ‘la corronchería’, entendida como poca familiaridad con los usos y costumbres de la cortesía ciudadana. Demandaba libertad de expresión para sus sentimientos, el Carnaval era su renovado entrenamiento libertario. Buscaba en el afamado el defecto que lo desinflara, que lo igualara a la masa. Le gustaba vestir elegante y mantener el sabor, el ‘swing’, al caminar. Se percibía como un auténtico caribeño. Era un excelente bailador salsero. Admiró a ‘Maelo’, a Daniel Santos, a Héctor Lavoe. Miraba a la solemnidad con sospecha, la asimilaba a una terrible amenaza de aburrimiento. Valoraba y respetaba a la ética ciudadana, al ‘buena gente’, al decente, al cívico. Solidario en la tragedia. No olvidó en ‘el yunque martillar’. En otras palabras, se sabía que los barranquilleros y las barranquilleras se esmeraban por seguir cultivando su bacanería original, un estilo de vida que mantiene en alto la autoestima colectiva, acrecienta el optimismo y la confianza mutua, se burla irreverente del infortunio.

Parece ser que esa visión idealizada del barranquillero se está desdibujando. La inseguridad, el desempleo, la migración de los desplazados, la pobreza, la falta de educación en valores ciudadanos, el poco rechazo a la corrupción, etc. han creado a otro ciudadano. Este nuevo habitante de la ciudad, afortunadamente aun no mayoritario, ha asumido la agresividad, la violencia, la descortesía, la patanería como su forma habitual de trato. También recientes estudios de salud pública nos indican que han aumentado los trastornos mentales como la depresión. Los ciudadanos ya no son tan alegres. El Carnaval ya no es suficiente para aplacar la tristeza, para esconder el desengaño y la falta de perspectivas. La popularidad de canciones de despecho o que exaltan la violencia entre los jóvenes es otro síntoma de que algo anda mal en la colectividad.

Frente a esto los ciudadanos tienen la opción de pensar, de preguntarse: ¿cómo superar la actual situación? ¿Cómo la Administración Distrital, los gremios económicos, las universidades, los sindicatos, las asociaciones cívicas, entre todos, pueden generar un plan de salvamento moral y económico de la ciudad? ¿Cómo fomentar la cultura ciudadana y las facilidades para que nuevas empresas se radiquen en la ciudad? Que los candidatos nos digan: ¿cómo es que piensan solucionar los graves problemas de la ciudad? Ojalá que la ciudadanía esté más alerta. Que rechace a la demagogia y a la politiquería.

No dejemos que ‘Curramba, la bella’ se convierta en ‘Curramba, la peligrosa’. Habríamos de recordar que la política es la mejor manera de hacer cultura y la cultura es la mejor manera de hacer política.
Publicado en:

3 comentarios:

Patricia dijo...

Es cierto profesor Hugo últimamente la gente en Barranquilla se está volviendo chabacana. Se escuchan en las fiestas de jóvenes canciones tontas donde los machos lloran por un simple desprecio de un amor imposible. Sin embargo todavía quedamos muchas bacanas y bacanos.

Manuel Peña dijo...

Educar la cultura ciudadana es una buena estrategia para que los barranquilleros se espabilen y mejoren la convivencia.

Pedro Zamora dijo...

Las cosas en Barranquilla están cambiando, ya casi no se escuchan ritmos caribeños. Hay que reconocer con sinceridad que algunos hombres, jóvenes que viven en Barranquilla, que se creen muy machos y prepotentes, se ven ridículos cuando colocan a todo volumen una de esas canciones vallenatas donde se llora a un amor no correspondido. Las nuevas generaciones nos merecemos que el vallenato tenga mejores letras. No tan tristes. Hay mucho chabacán suelto en Barranquilla.