sábado, 7 de abril de 2007

¡Que las oraciones se conviertan en acciones!


Como estamos en un periodo de reflexión es oportuno que nos hagamos algunas preguntas:
El congreso de la lengua al rendirle homenaje a Gabo dispuso que los invitados, académicos y escritores, estuvieran a un lado del escenario y que el Rey y el Presidente figuraran en el centro, ¿era el Poder quien homenajeaba al escritor o eran los escritores quienes rendían pleitesía al Poder? ¿Puede un idioma ser fuerte sin una espada y un imperio que lo impongan?
¿Por qué se insiste en buscar en nuestra pobreza, nuestra realidad horrorosa, el realismo mágico del lenguaje literario de Gabo?.
¿En qué idioma podrán los niños del Choco pedir auxilio? ¿Es graciosa la corrupción y la explotación económica? ¿Es verdad que, según el sociólogo Alfredo Molano, el Choco es una colonia paisa?
Según la ONU 6 millones de colombianos padecen hambre. ¿Será posible que un Estado puede proclamarse democrático y justo con semejante tragedia?
El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiado (ACNUR) dice que en Colombia existen más de tres millones de desplazados internos por el conflicto armado. ¿No es motivo suficiente para pensar que nos encontramos frente a una emergencia humanitaria?
Es de conocimiento general que economía, política y moral pública son aspectos de la vida social que están interrelacionados, todos contribuyen a que una comunidad tenga paz o que viva en conflicto. ¿Por qué se piensa que la inequidad social en Colombia se soluciona solo con la buena imagen de las instituciones políticas?
La política puede promover el desarrollo económico y, a su vez, el desarrollo económico puede reforzar las instituciones políticas y los valores democráticos. Entonces, ¿Por qué tanta aversión a los profundos cambios políticos de nuestro vecinos latinoamericanos?
¿Solo con la caridad se podrá superar las grandes desigualdades que generan las actuales estructuras económicas en América Latina?
¿Qué es preferible la devaluación del dólar o una inflación desbordada?
Cuando se pregona el eslogan oficial de imagen positiva del país, Colombia es Pasión, ¿se nos ha olvidado que las pasiones también pueden ser negativas? ¿En Colombia hay pasión por el dinero fácil?, ¿por los Mesías?
¿Cómo desconocer que en la Historia de Colombia la posesión de la tierra ha sido un motivo de lucha permanente? ¿Existe un terrorismo silencioso?
La cultura puede colaborar para que un país supere su atraso pero también las tradiciones y el folclor pueden ser un estorbo para superar sumisiones y padrinazgos corruptos. ¿Los promotores culturales distinguen entre las tradiciones que aumentan la inequidad y las que promueven la justicia social?
¿Si la izquierda latinoamericana habla abiertamente de socialismo, ¿por qué el Polo pasa agachado en el debate ideológico? Frente al neoliberalismo,¿ neosocialismo o más de lo mismo?
¿El Partido liberal es liberal o es socialdemócrata?, ¿ es centro derecha o centro izquierda? ¿Los uribista en las presidenciales podrán seguir unidos?
El Polo local tiene la obligación de mantener, o superar, el prestigio y la alta votación que generó la simpatía por Carlos Gaviria, como persona preparada, decente, coherente y con claridad ideológica.
¿Los electores de opinión pública, sobre todo de los sectores medios inconformes, encontrarán dirigentes sin pasados “problemáticos” que los puedan guiar?
El solo pensar en importar dirigentes es ya un síntoma de decadencia. ¿Es falsa o es verdadera la necesidad?
En estos días a los colombianos seguramente se les ocurrieron muchas más inquietudes. Hoy expreso mi esperanza de que también tengamos nuestra propia resurrección luego de siglos de dolor y guerra. ¡Que las oraciones se conviertan en acciones!
Publicado en El Heraldo:

2 comentarios:

Gilberto Puentes dijo...

Creo que Gabo debió tener más dignidad y negarse a estar en un segundo plano en la ceremonia del congreso de la lengua.
Los partidos políticos de nuestros países vecinos han sido más claros: o son definitivamente de derecha o son amigos del socialismo siglo XXI. Aquí parece que “no son ni chicha ni limoná”
El Polo de Barranquilla necesita reforzarse con gentes de sectores nuevos en la política, más jóvenes , más mujeres, mas lideres de las localidades.
Un saludo a todos mis amigos en mi querida curramba.

Carlos Bejarano dijo...

Amigos la verdadera resurrección son los acuerdos de paz . Lo demás son puros llantos de cocodrilo.