miércoles, 31 de enero de 2007

Quizás las artes plásticas revivan irreconocibles en el reino misterioso de lo posthumano.


En el campo del arte no hay (no puede haber) un modelo o estilo único internacional que lo guié hegemónicamente. A continuación divulgo algunas ideas que circulan en los diferentes ámbitos de las arte visuales. Muchas son contradictorias. Lo cual es muy diciente de la actual situación. El lector o lectora, frente a cada una de ellas, las confrontará con su propia opinión.

Muchos creadores de hoy renunciaron a la pretensión de una visión “universal”, eurocentrista del arte.

El gusto de las elites, intelectuales o económicas, todavía guía a muchos artistas en su actual producción.

Un buen sector del público continúa deleitándose en el ensueño clásico y renacentista e ignora el resto del arte. Otro sigue anclado y complacido con Picasso y el Arte Moderno.

Yasumasa Morimura


El circuito de elite del Arte Contemporáneo se guía por las listas de los artistas que son famosos por aparecer en las revistas patrocinadas por las galerías de arte.

Los artistas europeos y estadounidenses son los que acaparan la atención en el escenario postmoderno de las galerías, museos, revistas, curadores y críticos afectos al sistema.

En el campo institucional, prevalece la presencia hegemónica de un arte que complace los intereses y los gustos estéticos de los compradores inversionistas.

El gran público consume como arte los productos banales, livianos, que le ofrece como moda las industrias culturales del entretenimiento a través de los diversos medios masivos.

Hay un público que se refugia en su tradición estética local, se divierte, y le basta, con los productos folklóricos regionales.

Fotografía de Pieter Hugo
Está también un público intranscendente que sin mayores pasiones tiene un gusto híbrido, indeterminado, maleable.

Existen artistas que buscan conmover con el dolor y ocultan las causas que originan los conflictos. Hacen invisible la injusticia social. Solo quieren provocar lastima, ocultan a los victimarios.

Existe un arte de resistencia. En el territorio virtual de la Internet surge un arte alternativo, contestatario. Un Arte Cibernético Libertario.


“¿Qué significa vivir en un mundo en el que cualquier cosa puede ser una obra de arte?" "Basta con inventar una crítica adecuada para que un objeto sea o no una obra de arte".

"El arte es todo lo que los hombres llaman arte". Sí, pero no todos los hombres tienen esa potestad sino los hombres afectos al poder institucional del arte.

Tunick

El museo es un instrumento de control por cuanto el visitante es pasivo, sumiso, un simple consumidor, no somete a discusión lo expuesto en él.

Muchas obras de arte sólo pueden existir en el contexto institucional del objeto museable, fuera de él no serían más que simples artefactos sin significado.

A pesar de todos los experimentos, solo la Internet es una clara alternativa al “mírame y no me toques” del Objeto Arte en el museo.

En la crítica de arte, por lo general, se utiliza un lenguaje retórico, que no permite al público adolescente y juvenil acercarse al fenómeno artístico.

Gran parte del arte contemporáneo se ha ido transformando en un lujoso y frívolo jeroglífico; cuya solución constituye el principal entretenimiento de una minoría de iniciados.

El Arte Contemporáneo huye de las reglas fijas. Se resiste a ser clasificado y encasillado.Irrita al público tradicional, que se siente incomodo, porque le muestra un aspecto espantoso de su propia vida.
Los artistas de hoy develan una realidad absurda e irracional con obras que en sí mismas no son ilógicas ni demenciales.

Fotografía de Pieter Hugo

“Los artistas de hoy son en general más cultos y mejor informados que en cualquier tiempo pasado.”
La continua destrucción de las formas de arte constituye la Historia del Arte.
Los niños y adolescentes de hoy tienen tantas facilidades de acceso a los medios creativos electrónicos que viven en una realidad virtual lúdica y fantástica, y es por eso que la experiencia artística se está convirtiendo en una actividad indiferenciada e inclasificable.Quizás el arte, con su presencia múltiple e incontrolable en la Internet, se desvanezca, y luego, a lo mejor, reviva irreconocible en el reino misterioso de lo posthumano.

1 comentario:

ARETINO dijo...

H'
Puedes revisar este link: http://www.revistacambio.com/html/cultura/articulos/5650/
donde hacen algunos aportes a la cuestion del arte actual.